(placeholder)
(placeholder)

MENTIRAS

SEXUALES:

¡EL CASO

(MUY FRECUENTE)

DE LOS HOMBRES Y

LAS MUJERES

QUE FINGEN

EL ORGASMO!
















A veces, la mentira en el momento

culminante es la única alternativa

que encuentran hombres y

Mujeres que, por un motivo u otro,

no pueden alcanzar su clímax sexual.

¿Por qué? ¿Cómo hacen para

engañar a su pareja? ¿Por qué no son descubiertos en ese engaño...?


No hay duda de que las mujeres de hoy son mucho más sofisticadas y expertas en todas las cuestiones sexuales que las de hace veinte y treinta años; por lo general (y debido a la divulgación masiva sobre las características de la sexualidad humana) llegan al matrimonio con la debida información sobre el sexo (porque está a su alcance en libros y revistas bien orientadas), conocen con mayor profundidad de la técnica del acto sexual en sí, son más liberadas para hablar y opinar del sexo, y se sienten (definitivamente) mucho más felices en su vida íntima. Pero, desafortunadamente, a pesar de toda esa gigantesca revolución sexual de la mujer que ha tomado lugar en los últimos años, muchas todavía no han logrado desprenderse de uno de los males que las ha acompañado a través del tiempo:


El acto de fingir el clímax sexual

al hacer el amor... cuando realmente

éste no ha sido alcanzado.


Un reciente estudio realizado en los Estados Unidos con más de ochocientas mujeres voluntarias ha mostrado que la inmensa mayoría de éstas eran grandes actrices en la intimidad:

*  o bien exageraban el placer que sentían al hacer el amor con sus hombres con un dramatismo digno de las películas del cine silente; o

*  fingían sensaciones que estaban lejos de sentir.


Más aún, después, con sus amigas, exageraban sus hazañas sexuales a niveles indescriptibles. Los investigadores de este estudio llegaron a determinar (después de hacer los cómputos correspondientes a cuestionarios y entrevistas personales) que por lo menos el 60% de este grupo de mujeres fingía el orgasmo (aunque sólo fuese ocasionalmente). ¿Por qué fingían? Las motivaciones de tales conductas, puestas al descubierto, resultaban variadas. Iban desde el piadoso deseo de no lastimar el susceptible ego de sus hombres, hasta el temor de parecer frígidas si no lograban la cúspide de la satisfacción con el orgasmo.

   En todos los casos, desde luego, este dramatismo íntimo (esta verdadera escenificación del amor) es injustificado. ¿Por qué fingir un placer que no ha sido alcanzado? ¿Por qué temer ser mal juzgadas por no lograr el clímax sexual... si ya se sabe que (estadísticamente) es normal que el en-cuentro sexual no siempre culmine con un orgasmo?


UNO DE LOS GRANDES CONFLICTOS

DE LA MUJER ACTUAL: CUANDO

HACE EL AMOR, LO QUE MAS

LE PREOCUPA ES ALCANZAR EL ORGASMO

Uno de los postulados esenciales de la revolución sexual que hemos logrado, y uno de los elementos que ha sido más enaltecido por la mujer es el orgasmo. Pero no hay duda de que su búsqueda como expresión máxima del placer sexual, ha sido exagerado considerablemente. Es más, el orgasmo se ha convertido en un verdadero problema para la mujer de hoy. El asunto ha sido interpretado de tal forma que, para que la mujer se sienta realizada y satisfecha sexualmente, se ha visto presionada (por los propios conceptos avanzados de la revolución sexual) a buscar lo que yo llamo orgasmos mágicos; es decir, cadenas incontables de ellos durante una misma sesión de amor, y otras elevadas y fantásticas metas siempre relacionadas con el clímax sexual. Estas metas, por supuesto, resultan falsas e inalcanzables en cada encuentro sexual. Y cuando no son logradas, entonces las mujeres se sienten frustradas, deprimidas, insatisfechas.


  





¿Qué pueden  hacer para

compensar estas frustraciones?


Pues fingen. Acuden a la mentira íntima para ocultar lo que ellas suponen  que son “fracasos”.

  

La Doctora Shirley Tussman, especialista en el tratamiento de los problemas sexuales y Directora de la Asociación para el Tratamiento de Problemas Sexuales Masculinos (con sede en Nueva York, Estados Unidos) explica: “El hombre de hoy se encuentra más preparado para satosfacer a la mujer durante el acto sexual, pues ha comprendido que ello es parte inprescindible del mismo. A la vez. ha adquirido conocimientos técnicos para lograrlo... Pero también la mujer se ha concentrado en lograr su satisfacción íntima, y busca su clímax sexual como meta y objetivo único de la relación íntima. Es más, muchas mujeres llegan a pensar que si no logran alcanzar, rápida y aparatosamente, el orgasmo, la opinión de sus  compañeros de sexo sobre ellas como amantes sería negativa. Y en lugar de demostrar a éstos lo que ellas en verdad necesitan para lograr ese clímax sexual genuino, auténtico, se apresuran a fingir el clímax, para de esta manera demostrar a sus hombres que tienen capacidad sexual... que son mujeres orgásmicas, capaces de sentir placer y manifestarlo en todas sus formas posibles”.


LA FALTA DE COMUNICACION

INTIMA EN LA PAREJA ES,

FRECUENTEMENTE, EL PUNTO

DE ORIGEN DE LA  MENTIRA SEXUAL













Las investigaciones dirigidas por los Doctores Kenneth Davidson (Profesor de Sicología de la Universidad de Wisconsin, en los Estados Unidos) y Carol A. Darling (Profesora Asociada a la Universidad Estatal de la Florida, en Tallahassee, Estados Unidos) demuestran que:

*  Más del 60% de las mujeres que confiesan fingir el orgasmo ocasionalmente, argumentan como razón principal de su fingimiento en la intimidad el deseo de agradar a sus hombres; sobre todo, evitar que éstos se disgusten o se sientan heridos al comprobar que ellas no han podido alcanzar el clímax sexual durante un encuentro de amor.


“La vanidad masculina y el concepto de su virilidad se eleva en forma considerable cuando el hombre logra que la mujer alcance su clímax sexual... porque de esta manera él puede comprobar que su habilidad sexual es grande y que es un experto en el arte del amor. Este es el motivo por el cual la mayoría de los hombres busca afanosamente la satisfacción de sus compañeras de sexo. Cuando la mujer logra el clímax sexual...  y mientras más explosivo sea éste, mejor... el hombre reafirma el concepto que tiene de sí mismo y se siente seguro, capaz...”, afirma la Dra. Darling. “Aunque se han dado sólidos pasos en este sentido, aún las dos terceras partes de los hombres insisten en comprobar que sus parejas hayan alcanzado el orgasmo... ¡Y hasta lo preguntan en forma directa! Sin embargo, no se preocupan lo suficientemente para estimular a la mujer antes de la penetración para que ésta realmente pueda alcanzar su clímax sexual. Muchos, por supuesto, desconocen la importancia de una estimulacioón adecuada para la satisfacción sexual de la mujer, y por ello subestiman la estimulación manual del clítoris, ¡cuando precisamente éste es el método más eficaz para lograr que la mayoría de las mujeres alcancen el orgasmo!”.


¿COMO ESCAPAR AL CIRCULO

VICIOSO QUE ATRAPA A LA

MUJER QUE FINGE EL ORGASMO?

Los especialistas opinan que de la única forma en que la mujer puede lograr sentirse satisfecha sexualmente (cuando se hunde en la frustración por haber fingido el orgasmo una y otra vez, en una cadena interminable de mentiras sexuales) es:

*  Aprender a ser honestas y comunicar a sus cónyuges lo que necesitan de él realmente en los momentos más íntimos para lograr el verdadero disfrute sexual.



Y, por último: no deben sentirse inferiores creyendo que todas las demás mujeres a su alrededor son expertas en cuestiones sexuales (a juzgar por sus historias de acrobacias en la intimidad), que les llevan una gran ventaja en la materia. Vivimos ciertamente, en la era sexual del siglo XXI, ¡pero todas tienen mucho por aprender todavía en materia sexual... y ALARDE no es sinónimo de CONOCIMIENTO!

(placeholder)
(placeholder)
(placeholder)
(placeholder)
(placeholder)