¿CIRCUNCISION

FEMENINA?























La circuncisión femenina sí existe y está mucho más extendida de lo que comúnmente se piensa. Se realiza por motivos morales y religiosos, pero también para corregir defectos anatómicos y fisiológicos. Al igual que la circuncisión masculina, es objeto de fuertes debates en los círculos médicos.

   Desde luego, cuando nos referimos a la circuncisión, inmediatamente suponemos que es hombre el que se somete a ella. No son muchas las personas que saben que las mujeres también pueden ser circuncidadas y que, de hecho, muchas lo son y lo han sido, por diferentes razones y en diferentes épocas. Al igual que en el caso de la circuncisión masculina, el origen de esta práctica en las mujeres se pierde en el tiempo y está íntimamente vinculado con costumbres sociales y ritos religiosos. Son muchas las especulaciones que se hacen sobre la circuncisión femenina, considerada por algunos como un hecho mucho más antiguo, que inclusive precede a la circuncisión masculina.


LA CIRCUNCISION FEMENINA

ES PRACTICADA EN

MUCHAS PARTES DEL MUNDO

En efecto, la circuncisión femenina se ha practicado en todas partes del mundo, aunque no con la extensión alcanzada por la masculina. Los pueblos semitas, principalmente, la realizaban de una manera general, tanto los judíos como los árabes. Actualmente, en determinadas regiones de Egipto, y en otras del Medio Oriente, regidas por costumbres musulmanas, se continúan circuncidando a las mujeres y practicando, además, otros tipos de mutilaciones relacionadas con los órganos genitales, principalmente de las mujeres. Asimismo, entre los pueblos de diferentes latitudes que la practican se incluyen los abisinios, las tribus bantúes de Kenya, y muchas otras tribus africanas; pero también la practican los árabes, los malayos de Oceanía, las tribus de aborígenes australianos, algunas tribus indígenas de México, Perú y Brasil, ciertos grupos étnicos de Rusia (tales como los Skopitzy), y otros. Lo que sí diferencia marcadamente la circuncisión femenina de la masculina es que, a diferencia de esta última, muy pocas veces se practica en las niñas recién nacidas, salvo algunas excepciones.


¿CUANDO SE REALIZA

LA CIRCUNCISION FEMENINA?

Casi siempre se procede a la circuncisión femenina cuando la niña llega a su etapa de la pubertad; entonces la operación se convierte en una confirmación más de que la mujer está preparada para tener hijos. Es decir, la práctica de la circuncisión acompaña muchas veces a su primera menstruación. En otras regiones del mundo se realiza después del matrimonio y después del primer parto. Pero también muchos de estos pueblos y culturas practican la mutilación de los órganos sexuales en diferentes formas. Así, hay grupos étnicos (como las tribus hotentotes de Africa) que se han especializado en desarrollar un procedimiento mediante el cual se puede alargar el clítoris de la mujer hasta en unos

10 centímetros, creando una especie de órgano muy parecido en todo al pene masculino. Algunos investigadores estiman que esta práctica de alargar el clítoris está relacionada con la intención de favorecer el acto sexual, o quizás con alguna forma de lesbianismo, unida a ideas y conceptos religiosos. Los antropólogos llaman a este verdadero apéndice colgante el “delantal hotentote” y estiman que es considerado como algo muy sensual y excitante por los hombres de la tribu.


LAS CONSECUENCIAS DE

ESTAS MUTILACIONES SEXUALES...

Aunque la mayoría de las respuestas sexuales ocurren a nivel de los centros nerviosos superiores y la mujer que sufre una clitoridectomía continúa teniendo relaciones sexuales (se transfiere la zona erógena hacia el útero y sus alrededores), el trauma que produce la pérdida de una zona altamente erógena (como lo es el clitoris), los sentimientos de culpabilidad y las limitaciones a que se ven sometidas las mujeres así amputadas, crean frustraciones sexuales, neurosis y graves trastornos de la personalidad.

   En los hombres, la remoción de la parte extrema del prepucio en la circuncisión también presupone una limitación en su sensibilidad sexual y en su nivel de erotismo. Cuando el individuo mantiene el glande constantemente expuesto, desde la infancia, va desarrollando una especie de callosidad en la superficie sensible del mismo, la cual va destruyendo ciertas zaonas normalmente cubiertas por el prepucio y que se mantienen sensibles en los hombres no circuncidados.

  En tradiciones semitas, se habla de la circuncisión masculina como un medio de mantener al hombre casto; el propósito de la circuncisión femenina es mantener igualmente pura a la mujer... ya que una pareja circuncidada simplemente realizará el acto sexual para la procreación, eliminando lo que en estas culturas se considera que es el “pecado de la lujuria”. En todo caso, es preciso considerar que la infibulación es un tipo de mutilación mucho más severa que la clitoridectomía. En ella se cortan los labios menores, se abre el clítoris, y se cierran los labios mayores por medio de anillos o suturas. Después de esta costura queda formado un pequeño orificio por donde se expulsa la orina y los flujos menstruales. Como es lógico, una  mujer así operada no puede tener relaciones sexuales, ya que por esa pequeña abertura no se puede introducir el pene. Para poder casarse y realizar el acto sexual, estas mujeres tienen que ser nuevamente operadas, deshaciendo la operación anterior y abriendo nuevamente la entrada de la vagina (que se mantenía cerrada artificialmente, con cicatrices y tejidos adyacentes).

   Tanto la clitoridectomía como la infibulación están basadas (en la gran mayoría de los casos) en creencias religiosas o de tipo social, donde la gran perjudicada es casi siempre la mujer, que queda mutilada y repudiada como algo “inmundo”, considerando que es preciso “rectificarla” en su naturaleza para que sea aceptable para la sociedad de la que forma parte.

(placeholder)
(placeholder)

¿EN QUE CONSISTE

LA CIRCUNCISION FEMENINA?


El clítoris es una estructura pequeña y eréctil que se encuentra debajo de la llamada sínfisis del pubis, en la unión de los labios menores de la vulva (la parte externa de los órganos genitales del aparato reproductor femenino). El clítoris femenino está formado por un cuerpo, dos regiones (llamadas CRURAS) y una especie de glande, homólogo en todo al que se encuentra en el pene masculino. Se considera como una de las partes más sensibles y provistas de terminaciones nerviosas del aparato reproductor femenino.

   Al igual que el pene masculino, el clítoris está recubierto por una especie de prepucio, un pliegue de la piel que lo cubre y que se elimina mediante un procedimiento similar al que se efectúa en los hombres cuando éstos son circuncidados. Algunas de estas culturas que practican la circuncisión femenina consideran que la circuncisión contribuye a mantener más limpia a la mujer y mucho más higiénica (como también se piensa en el caso del hombre), aunque lo cierto es que se trata de una costumbre enraizada en ciertas ideas rígidas (de tipo moral o religioso) y que, al igual que sucede con la circuncisión masculina, es objeto de fuertes debates dentro de los círculos médicos internacionales.



¿CUAL ES LA DIFERENCIA

ENTRE

CIRCUNCISION

Y

CLITORIDECTOMIA?


No debe confundirse la circuncisión femenina

(o clitoridotomía (incisión del clítoris)

con dos operaciones muy similares:

la clitoridectomía

y la infibulación.


La primera (CLITORIDECTOMIA) consiste en la excisión o extirpación del clítoris; es decir, la mutilación total (incluyendo la eliminación del prepucio, los labios menores y parte de la entrada de la vagina). Su propósito es cruel: reducir al máximo el placer sexual que pueda experimentar una mujer. Hay ciertas culturas patriarcales, sumamente machistas, en las cuales la mujer es una especie de objeto que no debe mostrar su deseo sexual (algo reservado exclusivamente para las prostitutas o meretrices). A fin de destruir ese deseo natural en toda mujer y reprimir al máximo su manifestación, se procede a eliminar la región sensible de sus órganos genitales. Así se limitan las sensaciones y el placer que se produce por el contaco.


La INFIBULACIÓN es otro tipo de mutilación, en la cual se cortan los labios menores y se hace una incisión en el clítoris, cerrando la abertura de la vagina a través de la costura de los bordes, de forma parecida a como se procede en el cierre de una herida. Al igual que en el caso de la clitoridectomía, la infibulación tiene propósitos religiosos.



(placeholder)
(placeholder)
(placeholder)